La solidaridad como eje central en salud

    Más de cien organizaciones sociales participaron de una charla con el Dr. Rubén Torres, uno de los sanitaristas más relevantes de Argentina. Hablamos sobre el acceso a la salud y la necesidad de una modificación en el sector que incluya a la sociedad civil como actor relevante por su llegada a las poblaciones más necesitadas. 

El 27 de mayo iniciamos un ciclo que llamamos “Diálogos para la salud” y tuvimos el gusto de encontrarnos y charlar virtualmente con el doctor Rubén Torres, que actualmente es el rector de ISALUD. Dialogamos sobre los obstáculos, las posibles soluciones y las diversas experiencias de la sociedad civil vinculadas al sistema sanitario de nuestro país. 

Dr. Rubén Torres, es sanitarista, epidemiólogo, miembro fundador de la Universidad Isalud y cuenta con un amplio recorrido en el escenario de la Salud Pública, junto a él profundizamos sobre las dificultades económicas que enfrentan los países de la región, especialmente Argentina que debe garantizar el acceso gratuito a la salud. 

Sabemos que la agenda política debe considerar a la salud como un derecho de prioridad y que para gran parte de la sociedad y los gobernantes fue necesario atravesar la pandemia para notar que la salud no es un gasto sino una inversión. 

“La pandemia ha hecho descubrir a los dirigentes políticos que la salud existe. Hace más de 30 años la salud ha desaparecido paulatinamente de la agenda pública. Si realizáramos una encuesta, la salud está en el octavo o en el noveno puesto para el conjunto de la sociedad. Este resultado se manifiesta por dos síntomas, uno es «la fuga silenciosa» que a nadie en Argentina le interesa la salud o se la plantea como prioridad porque tiene acceso a la medicina prepaga y privada u obra social. El otro síntoma es «la resignación aprendida» cuando el paciente que no tiene cobertura accede al sistema de salud público y dice que está satisfecho por temor a perder lo que tiene”. Reflexionó Rubén Torres.

Argentina es uno de los países de Latinoamérica que destina más fondos para la salud, sin embargo, surge así el problema de la inequidad, de acuerdo en qué zona geográfica uno se encuentre, podrá acceder o no a un sistema de salud de calidad. 

“En Argentina cualquier persona accede a un tratamiento (…) la inequidad se expresa en la fuente de la cobertura y se extiende al lugar en donde uno vive -las probabilidades de nacer en un lugar con mejor acceso a la salud-, esto es inaceptable. La gente en argentina se muere por su código postal porque depende de dónde viva tiene mayor o menor acceso al sistema de salud”, manifestó el Dr. Torres.

Las preocupaciones de los referentes de la Sociedad Civil

La pregunta que nos hacemos es ¿Qué va a pasar en el día después de la pandemia? La tarea política y social es poner en la agenda la salud como prioridad, pero ¿Cómo garantizar el acceso?.

R.T: “El eje central de salud es la solidaridad, que nos pongamos de acuerdo en aquellas cosas que queremos priorizar y en la posibilidad que contribuyendo todos, cada uno pueda retirar de acuerdo a sus reales necesidades y esto implica una dificultad seria porque el ser humano de la modernidad tiende a la soledad de su círculo más íntimo, olvida que esa autonomía tiene que estar puesta con lazos de solidaridad que nos une y hace lo que se llama sociológicamente sociedad en dos tiempos, en la cual se respeten los derechos de cada uno de los individuos pero que también tengamos un espacio de bienes comunes que compartamos entre todos.

Se ha dejado de pensar en la salud como un bien solidario y se lo ha empezado a pensar como un bien de consumo, el sistema de salud no está para satisfacer necesidades. La equidad no trata de distribuir asistencia sanitaria o acceso al servicio que a nosotros se nos antoja, lo que tiene que garantizar el sistema de salud es el derecho de cada uno de nosotros a estar sano y a gozar de la mayor salud posible, que implican actividades de prevención, de promoción que están olvidadas en al agenda de políticas sanitarias.

Otro tema que se debatió fue el uso de obras sociales sindicales que no permiten a los adultos mayores poder tratarse en otra obra social que no sea PAMI, lo que nos hace repensar el sistema ¿puede ser sostenido con aportes al trabajo? ¿hablamos de los intereses o de la realidad? 

Cerrado la exposición del especialista, se pudo destacar dos preguntas para pensar de ahora en más qué pasará con la salud en cuanto a lo económico y social, y cuál nuestro papel como sociedad civil para poder amparar a los menos beneficiados. La primera fue expuesta por la Lic. Lucia Moyano Rebón- Directora de la ONG PAAS: Hemos visto que recientemente el Ministro de Saludo Ginés González García en la Asamblea General de la OMS hizo la mención de un “pacto de solidaridad global”, esto a raíz de la disputa que existe del posible descubrimiento de la vacuna contra el Covid-19 y que la misma no esté disponible para toda la población sino para aquellos que las puedan pagar. Para las ongs, que trabajamos con los sectores más vulnerables, es una cuestión de vital importancia que realmente nos preocupa y queremos conocer su opinión respecto al tema y puede sugerir algún camino de acción entre todas las organizaciones sociales en la búsqueda de la vacuna para que realmente sea considerada como un bien público global ya que nos vemos afectados en estas decisiones de quiénes van a poder acceder efectivamente o no, aumentando la brecha de desigualdad.

R.T: En primer lugar, coincido con la postura del Ministro que planteó en la OMS, yo soy muy respetuoso de la propiedad intelectual que es lo que genera la posibilidad de innovación y el estímulo para la investigación. También coincido que esa investigación y desarrollo tiene un costo muy elevado, entonces hoy se ha transformado en un mercado el cual existen inversiones muy importantes lógicamente para lograr dividendo y no estoy contra esto. Ahora pienso que ha llegado el momento, y esto lo digo por haber pasado 8 años de mi vida dentro de un organismo multilateral como es la OPS que es una rama de la OMS, es decir, creo que los organismos multilaterales tienen que empezar abogar por esta situación, respetando la propiedad intelectual, respetando el precio que la innovación tiene y demás. Habría que empezar a buscar soluciones novedosas para que realmente la innovación de todo tipo como es la vacuna ahora, esté a disposición de todos los ciudadanos del mundo.

La OMS hizo el planteo hace algunos años, y creo que el papel de ustedes como organizaciones pueden plantear y ayudar es apoyar ese planteo ¿Cuál es ese planteo? Si realmente el costo de la investigación es lo que marca el precio final de los medicamentos, tratemos de desvincular ese costo de la investigación o bajarlo de forma tal que el costo del medicamento baje, ¿Cómo se podría hacer esto? coparticipando los Estados con los inversores privados de ese proceso de investigación y de esta forma lograr un precio que sea asequible para el conjunto de los ciudadanos. 

Creo que no van a pasar muchos años, en las reuniones multilaterales, de líderes políticos internacionales, esto pronto ya va a estar en la agenda porque no hay ningún país del mundo que pueda soportar la presión de los precios de los medicamentos de innovación.

La ONU intervino como motivo central de su asamblea anual, solamente dos veces en toda sus historia trató temas de salud, uno fue con la epidemia del VIH y la otra fue en el año 2011 cuando habló de las enfermedades crónicas no transmisibles que hoy son la principal causa de enfermedad en todo el mundo. Estoy casi seguro, que la tercera va a ser la discusión de los medicamentos de la tecnología como un bien común para el conjunto de los ciudadanos del mundo y ahí el papel de las organizaciones en fundamental, haciendo vocerías, haciendo abogacía respecto de esta situación.

Otra pregunta destacable fue a de Kurt-Frieder- Dr. de Fundación Huesped con respecto a lo social más que lo médico: Creo que todos coincidimos con el éxito de la estrategia de aislamiento y en cuarentena en término de vidas salvadas desde el punto de vista biomédico, incluso desde lo económico. Se está acompañando a los sectores más postergados ¿No ha llegado el momento de formar un comité de expertos en lo social y en lo emocional para avanzar sobre otras necesidades básicas más allá de lo epidemiológico para lograr la cobertura integral de la salud? 

R.T: Yo no tengo ninguna duda de que esto es así, yo creo que la discrepancia ésta o al presunta disputa entre economías es una falacia, en el sentido que sin lugar a dudas se ha tomado una medida acertadísima en términos de distanciamiento social y aislamiento para lograr aplanar la curva pero pero creo que va llegando el momento de que también pensemos en aspecto económicos y sociales que tiene que ver con esto, porque las repercusiones económicas sobre la salud también se hacen notables, les doy un ejemplo para bien o para mal, llamativamente para quienes han estudiado las crisis  han demostrado que y los médicos teníamos que pensar en esto, para qué servimos nosotros porque en la mayoría de las grandes crisis, realmente la mortalidad bajó. Ahora se ha comprobado en Abril que en la Ciudad de Buenos Aires, si nosotros excluimos el Covid-19, es una de las más bajas en los últimos años. Esto tiene que ver con la disminución de los accidentes de tránsito, accidentes laborales. Lo único que siempre aumenta en las crisis o después de ellas son los suicidios, la única que no cumplió fue con la caída del Muro de Berlín y las RSS, se reconvierte al capitalismo, en ese lapso. 

Los suicidios son vinculados a situaciones económicas o sostenimiento o sociales, así que coincido absolutamente con el Dr. Frieder que ha llegado el momento además de generar un comité de infectólogos, un comité en el cual participen sociólogos, psicólogos, antropólogos y economistas para pensar cómo vamos a salir de ésta crisis.

Para concluir, el Dr. Torres enfatizó “Creo que la pandemia hizo surgir la idea de pobreza (…) Llegó el momento de pensar algunas cosas como la salud, la educación que son un bien de todos y no un bien que podamos comprar, lo tenemos que construir entre todos. También tenemos que estar preparados para una serie de situaciones y la salud es una de ellas, ustedes como sociedad civil tienen que alzar sus voces para ser escuchadas, que lleguen a la gente para poder construir Salud para Todos, no esperemos esto de la clase política”.

Diálogos para la salud es un encuentro que organizamos el Foro del Sector Social, Fundación Convivir, la ONG Programa de Asistencia Ambulatoria Solidaria (PAAS) y Salud Para Todos, estuvo abierto a referentes a la sociedad civil de todo el país para conocer sus perspectivas y pensar entre todos los caminos para los desafíos presentes y futuros en salud. Te esperamos en el próximo encuentro, suscribite a nuestro canal y seguinos en las redes. 

Instagram: @programapaas

Facebook: Comunidad PAAS

Twitter: Programa_paas

Thanks for installing the Bottom of every post plugin by Corey Salzano. Contact me if you need custom WordPress plugins or website design.